En su estudio, la AGCBA sostiene que “no pudo determinarse sobre quién recae la responsabilidad de controlar el cumplimiento de las leyes” que están vigentes en materia de seguridad en las escuelas. Además de la Nº 1706, el Ministerio de Educación porteño cuenta con la Ley Nº 1346 de “Planes de evacuación y simulacro para casos de incendio, explosión o advertencia de explosión”, que es de aplicación obligatoria en edificios públicos y algunos privados. El organismo de control examinó el acatamiento de estas normas en 29 de los 722 establecimientos educativos estatales de todos los niveles, y determinó que en el 80,7 por ciento de los casos (24 escuelas) no existía un sistema de alerta contra incendios, y que en 2005 “no se realizaron simulacros” en 17 de los colegios auditados (58,6 %).

Además, en ocho de las escuelas analizadas, la Auditoría observó “falta de capacitación del personal en lo referente a los planes de evacuación, el uso de matafuegos y los sistemas de alarmas”.

El trabajo de la AGCBA se fundamentó en que “la práctica de planes de evacuación por medio de simulacros, resultan indispensables ya que, en caso de siniestros, el desconocimiento y la desorganización de quienes ocupan el edificio no sólo complica la realización de las tareas que requiera el caso, sino que también acrecienta el peligro y el número de posibles víctimas”. Y, por eso, concluyó su auditoría exhortando al Ejecutivo reglamentar “de forma urgente” la Ley Nº 1706 y a cumplir con los planes de evacuación y capacitación del personal, establecidos en la norma Nº 1346.