La discusión por las reformas al Consejo de la Magistratura despertó nuevos temores en los convencionales sobre la forma de seleccionar los integrantes del Tribunal de Cuentas. El mandato para que los contadores del órgano extrapoder sean sometidos al organismo de evaluación al que se someten los abogados sería pétreo. Todos los bloques habrían incurrido en una errática interpretación.

 La apertura del debate sobre como quedará conformado y cuáles serán las funciones del Consejo de la Magistratura despertó interrogantes en los convencionales sobre lo aprobado, con el voto del oficialismo y la Coalición Cívica-Partido Socialista (CC-PS), respecto al modo de designación de los miembros del Tribunal.

 En la sesión del 16 de mayo, la Convención votó un dictamen que prevé que estará conformado por un presidente, con título de abogado, y dos vocales, con título de contador público, que serán designados por el Ejecutivo "previo concurso de antecedentes y oposición".

 Si bien las advertencias se manifestaron en su momento en la Comisión de Control de Estado por la oposición, en la de Poderes resurgió el tema. "Tengamos cuidado con lo que aprobamos, estoy preocupado", se le escuchó decir a Hermo Pesuto (Viva Entre Ríos), luego de que su par Fernández Báez (Frente Justicialista) sugiriera aclarar "de qué manera se iban a avaluar a contadores".

 De la reunión surgió la duda sobre las limitaciones del Consejo según la Ley de Convocatoria, ya que en el artículo 1º inciso 35 establece: "Incorporar la figura del Consejo de la Magistratura como organismo técnico, con participación ciudadana, para la selección y acusación de jueces y funcionarios del Poder Judicial".

 Para el convencional de Recrear, Martín Acevedo Miño, "es vergonzoso volver atrás con lo ya aprobado, pero no se puede dejar la cosa como está". El constituyente se mostró molesto por las arbitrariedades del oficialismo de insistir con algo para luego "tener que retroceder".

 "Ya sucedió con el artículo 17", recordó, al tiempo que destacó: "No podemos discutir en comisión y después aprobarlo así porque sí".

 Emiliano Acharta (CC-PS) no quiso adelantar ninguna posición de bloque. En lo personal, se limitó a decir que "había advertido sobre el tema cuando se empezó a discutir lo correspondiente a la Contaduría General". De todos modos, reconoció haber incurrido en un error tras plasmar en el proyecto firmado por su bloque que los integrantes del Tribunal deberían pasar por el Consejo. "Esta cuestión sin dudas deberá ser revisada", dijo a Página Política.

 Por su parte, Juan Arralde (UCR) sostuvo que "el impedimento legal de lo aprobado por el oficialismo está muy claro en la Ley de Convocatoria", y entendió que volver a rever el tema "es de una desprolijidad descomunal".