El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible presentó el Plan de Políticas Ambientales. Para hablar del proyecto, en particular, y del ambiente en general, El Auditor.info dialogó con Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental; Eyal Weintraub, representante de Jóvenes por el Clima; Maristella Svampa, socióloga y autora de El colapso ecológico ya llegó; y la economista y ambientalista Agustina Legasa.

Hay que destacar que se está gestionando, actuando sobre la realidad nefasta. En Argentina hay más de 5 mil basurales a cielo abierto y ahora estamos promoviendo su erradicación. Los incendios volvieron a estar bajo la órbita del Ministerio de Ambiente y se proyecta un plan que presupone la prevención para llegar en mejores condiciones al combate del fuego. Poner en marcha la educación ambiental también es clave”, anunció Sergio Federovisky en comunicación con este medio.

"Si bien los proyectos anunciados son importantes, nos deja con sabor a poco" considera Weintraub de Jóvenes por el Clima

El Plan contempla un proyecto de ley de educación ambiental, la implementación del plan Casa Común, el traspaso del Plan de Manejo del Fuego al Ministerio de Ambiente y el programa de erradicación de basurales a cielo abierto, entre otras medidas anunciadas el lunes por la tarde.

Jóvenes por el Clima estuvo presente en el lanzamiento. “Nos parece positivo que se realizara un acto oficial. Si bien los proyectos que se anunciaron son importantes, nos deja con sabor a poco. Sentimos que se puede y que se debe hacer más, porque la crisis climática nos lo obliga. Nos están haciendo acreedores de una deuda que nunca nos van a poder saldar, nuestra generación va a sufrir las consecuencias, vamos a ser quienes paguen los daños económicos, ambientales y sociales. Y, sin embargo, no fuimos quienes lo provocaron”, aseveró Eyal Weintraub, representante del movimiento que agrupa a miles de adolescentes desde 2019.

• Gestión de residuos: un servicio público y más esencial que nunca

La juventud es contundente a la hora de analizar la problemática ambiental y su rol se volvió clave. “El protagonismo de los jóvenes viene a decirnos que nosotros no cumplimos con lo planteado en las primeras cumbres, cuando hablábamos de desarrollo sustentable. La casa se está incendiando, Latinoamérica está en llamas y gran parte de la clase política y de las elites económicas no solo siguen apostando a modelos de desarrollo que colapsan los ecosistemas, sino que además son responsables del analfabetismo ambiental que provoca mucho daño”, expresó Maristella Svampa, investigadora y escritora, quien acaba de publicar El colapso ecológico ya llegó, junto al abogado ambiental Enrique Viale. 

Eyal Weintraub forma parte de la agrupación Jóvenes por el Clima
Eyal Weintraub forma parte de la agrupación Jóvenes por el Clima

 

En busca de respuestas a la crisis climática, el diálogo intergeneracional se vuelve fundamental. “Tienen que trabajar en las transformaciones necesarias, porque es su generación la que está ahora en los lugares de poder. Son ellos los que tienen la capacidad de generar cambios reales. Deberían escucharnos y actuar como si sus casas estuviera en llamas”, alertó Weintraub. Según la Agenda 2030, para ese año es necesario reducir las emisiones mundiales de Co2 en un 50%.

"Se sigue apostando a modelos de desarrollo que colapsan los ecosistemas”, expresó Maristella Svampa

Federovisky es biólogo y periodista ambiental, tiene una larga trayectoria en la temática y hoy forma parte del equipo del Ministerio de Ambiente. Para él, trazar un diálogo intergeneracional es “fundamental", principalmente porque "la generación más joven tiene valores y lecturas ambientales, que la generación más mayor, la que yo represento, no tiene. Poder tomar de ellos esos valores, esas marcas respecto de cómo hay que decidir en materia de ambiente, es sumamente trascendente para adoptar decisiones con otras características”.

Historia

Algunos investigadores sitúan el comienzo del ambientalismo en Argentina en la década del ´60 y otros en la del ´70, pero el crecimiento exponencial se vivió a partir de los años 90. “Me parece importante reconocer que esta lucha ya la vienen llevando hace varias generaciones un montón de personas que son justamente las que nos aportaron la inmensa cantidad de información científica y datos concretos sobre los que hoy nos basamos para explicar lo que está pasando”, explicó Agustina Legasa, economista y ambientalista. 

Los jóvenes "serán la generación más afectada y la menos responsable", afirmó Legasa

Si bien no es una novedad el cambio climático, sí lo es el rol que tomó la juventud en la lucha y, gracias a eso, el tema se está poniendo en agenda. "Serán la generación más afectada y la menos responsable. Cuando le preguntas a une joven qué quiere ser cuando sea grande, gracias al exceso de información que tenemos hoy, sabe que su futuro está completamente condicionado al accionar que tengamos actualmente”, agregó Legasa.

Desde el 2003 en adelante, siguiendo a Svampa, “hay una emergencia del ambientalismo popular de la mano de los pueblos originarios que defienden la tierra, de los movimientos contra la minería a cielo abierto, contra la expansión de la frontera petrolera, grupos que proponen la agroecología vinculada a la soberanía alimentaria. Son luchas en sucesivas capas que se acumularon y que siempre ocuparon un lugar marginal en la agenda. En los últimos años tuvieron más repercusión gracias a la potencia de la juventud”.

 

 

Maristella Svampa, investigadora y escritora, quien acaba de publicar El colapso ecológico ya llegó, junto al abogado ambiental Enrique Viale. 
Maristella Svampa, investigadora y escritora, quien acaba de publicar El colapso ecológico ya llegó, junto al abogado ambiental Enrique Viale. 

 

Hoy “la crisis es muy grave, la aceleración del cambio climático es mayor a la prevista y se requieren cambios drásticos en los modelos de desarrollo”, agregó Svampa. En Argentina mas del 50% de las emisiones de Co2 provienen de la energía para generación de electricidad y el transporte. “Subsidiamos durante décadas la producción de combustibles fósiles de manera irracional cuando en realidad es importante avanzar en energías renovables y discutir de una vez por todas una transición justa, que no atropelle territorios ni poblaciones”, resaltó Svampa quién hizo hincapié en la situación de Vaca Muerta y de la extracción de litio.

• Argentina continúa subsidiando combustibles fósiles

Para Federovisky es crucial que haya un Estado presente que garantice el cumplimiento y el control de los planes y leyes.

Con la pandemia, “muchos empezaron a despertar, ambientalmente hablando. Lo vimos con la Ley de Humedales, hay una sociedad más movilizada y sensible y la clase política es cada vez más consciente de ello. Ya no es posible barrer bajo la alfombra las demandas socioambientales como hace 10 años atrás”, insistió Svampa. “El coronavirus es la consecuencia de la degradación del ambiente.  A partir de ahí hay que considerar la necesidad de pensar modelos productivos, de consumo, de explotación de los recursos naturales diferentes a los que están vigentes”, sumó Federovisky. 

• Diputados avanza en la ley de humedales

Para esto, es necesario trazar políticas eficaces, y en eso, para el secretario de Control y Monitoreo Ambiental “el rol del control es crucial" ya que, según el, de poco valdría poner en marcha programas, leyes, normas, si no hay un Estado físicamente presente para garantizar el cumplimiento y el control. "Es la manera de evitar que se produzca el daño. Hay una sensación de anomia en materia ambiental que hace que los actores productivos piensen que pueden hacer lo que cada uno quiere sin que eso signifique ninguna sanción derivada del control”, concluyó.

• ¿Por qué es importante el control externo ambiental?

En el informe United in Science 2020 de la Organización Mundial Metereológica (OMM) se afirma que los últimos 5 años fueron los más cálidos de la historia y se espera que los próximo 5 lo sean aún más. Si la tendencia se continua, habrá graves impactos socioeconómicos, en la salud, desplazamientos forzados y crisis alimentarias. ¿Qué va a pasar cuando nosotros tengamos 50 años?, preguntó Weintraub y finalizó: “no participamos de ninguna de las decisiones que nos trajeron hasta acá. Ahora, queremos que escuchen a los investigadores que están diciendo que estamos al borde del colapso”.