Las provincias tienen una deuda con particulares, garantizada por el Estado nacional, que supera los $ 35.000 millones a raíz del saneamiento financiero llevado adelante desde el poder central luego de la crisis económica de 2001. Según un informe dela Auditoría Generaldela Nación(AGN) sobre el Canje de Deuda Nación-Provincias, los territorios que más deben y que muestran menor capacidad de cumplimiento son Buenos Aires, Neuquén y Río Negro.

 

Buenos Aires acumula una deuda de 2.338 millones de pesos y su capacidad de cancelación es del 32% por el saldo negativo de su balanza de pagos, la diferencia entre ingresos y egresos, que se presenta en sesenta de los últimos cien meses. Río Negro, por su parte, adeuda algo más de $ 221 millones, con una capacidad de pago del 26.8% y un defasaje entre el dinero que recauda y el que gasta que se registra en 55 de los últimos cien meses. Y Neuquén debe casi $ 185 millones, su poder de cancelación es del 21,45% y presenta, igual que Buenos Aires, un balance negativo entre ingresos y egresos en sesenta de los últimos cien meses.

 

La cifra total surge de la reestructuración de los fondos fiduciarios provinciales, que suman $ 28.000 millones, y que se cancelan con bonos BOGAR. Esta deuda es “contingente”, porque la particularidad de esos títulos es que, si las provincias no pueden cancelar sus obligaciones, el Estado nacional debe cumplir con los pagos. Además, por la unificación monetaria luego de la emisión de cuasi monedas -como los Patacones en Buenos Aires, Lecor en Córdoba y Lecop en varias provincias-, los Distritos le deben ala Nación$ 7.150 millones que serán cancelados de acuerdo a los vencimientos de los Boden 2011 y 2013, emitidos para paliar la situación.

 

El informe dela AGNdetalla la reestructuración de las finanzas provinciales entre 2002 y 2004. Las deudas de las provincias aumentaron considerablemente a partir de 2001, cuando el Estado nacional subió el piso de coparticipación federal pero no pudo cumplir esas obligaciones por la recesión y la caída de la recaudación. Así, las provincias comenzaron a sus propias emitir monedas y generaron más deuda.