El Frente para la Victoria gastó $ 217.772,57 más de lo que prescribe la Ley 268 de Regulación y Financiación de Partidos Políticos y Campañas Electorales, vigente en la Capital Federal, y fue la que más se excedió en sus egresos de dinero. En la boleta figuraron el ex ministro de Educación, Daniel Filmus y el titular del Banco Credicop, Carlos Heller, como candidatos a Jefe y Vicejefe respectivamente.

La 268 fija un tope a cada lista de $ 1.029.492,40 para financiar la campaña de la segunda vuelta. Ese total surge del artículo 8 de la Ley que dispone que el gasto máximo para el ballotage “no puede superar los $ 0,40 por elector empadronado” (2.573.731 personas). En tanto que la rendición de cuentas debe hacerse 30 días después de la elección.

Entre aportes públicos y privados, el Frente para la Victoria rindió gastos por $ 1.016.479,54, es decir algo más de $ 13 mil por debajo del límite, pero omitió $ 230.785,43 que gastó el Partido Solidario. Esta agrupación perteneció a la Alianza Frente para la Victoria y su apoderado era Carlos Heller, compañero de fórmula de Filmus. Para la segunda vuelta, según la AGCBA, el Partido Solidario realizó “diversos gastos que no fueron oportunamente comunicados” y, además, se “desconoce el origen de los fondos” con los que se afrontaron esos egresos. Estos datos surgen de las consultas que la Auditoría hizo a proveedores que facturaron trabajos de publicidad al espacio político de Heller. La suma de los gastos del Frente para la Victoria y del Partido Solidario da $ 1.247.264,97, superando el tope legal en casi $ 220 mil.  

El organismo de control detectó, además, irregularidades en varios afiches de vía pública del Frente para la Victoria que no incluían identificación de la imprenta que los hizo, como prescribe el artículo 4 de la Ley 268.

La fórmula de Propuesta Republicana también superó el tope de gastos. El binomio de Mauricio Macri y Gabriela Michetti rindió egresos por $ 1.022.858,97, es decir $ 6.633,43 menos que lo legalmente previsto, pero la AGCBA detectó $ 44.980 en concepto de publicidad radial y del alquiler de un local de tango que el PRO no justificó. Así, el partido de Macri gastó en el ballotage un total de $ 1.067.838,97 y sobrepasó por $ 38.346,57 le límite de la Ley.