La Auditoría General de la Nación (AGN) analizó 74 reintegros de asignaciones familiares de 2010, abonados por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) a empleadores que pagaron contribuciones patronales y por distintos motivos tuvieron una diferencia a favor. Si bien, se estima que el tiempo promedio de acreditación es de entre 45 y 60 días, de la muestra surge que casi en el 60% de los casos el pago fue acreditado un año más tarde.

Hasta 2008 el Régimen de Asignaciones Familiares se basaba en el Sistema de Fondo Compensador, en el cual los empleadores abonaban a sus empleados la totalidad de las asignaciones y luego las compensaban con las contribuciones que debía abonar como Contribución Única de Seguridad Social (CUSS). Como este mecanismo producía desvíos, y para garantizar que el dinero llegue a los beneficiarios, se decidió crear un régimen distinto: las asignaciones de los trabajadores derivan de los importes que los empleadores envían a la ANSES en concepto de seguridad social.

De esta manera, cuando surgen diferencias a favor de los empleadores a partir de las contribuciones patronales, previo reclamo en el Sistema Único de Seguridad Social, ANSES reintegra el dinero.

Los 74 expedientes de reintegros pagados que analizó la Auditoría suman un monto total de $ 656.292,65. De allí se desprende que “el 21,74% de esos casos fueron acreditados dentro de los 6 meses de realizada la solicitud, el 20,29% fueron acreditados en un lapso superior a 6 meses y que en el 57,97% se acreditaron en la cuenta del beneficiario con posterioridad al año de su solicitud”. Además, el organismo de control comentó que hubo “un caso que demoró 3.836 días”.

Cabe señalar, que la Gerencia de Normas y Procesos “no lleva el cálculo del tiempo transcurrido en la resolución de los casos” y que la estimación del tiempo promedio (45 y 60 días) fue hecho por la Gerencia de Prestaciones.

Con respecto a los reintegros aún pendientes de pago, los auditores analizaron 25 solicitudes y encontraron que “existe un caso que tiene una demora de 4.178 días, calculada entre la fecha de solicitud del reintegro y agosto de 2011 (fecha en la que controló la AGN)”.

El informe aprobado este año, que analiza el segundo semestre de 2010, detectó que “la demora promedio es de 1.709 días”. Asimismo, sostiene que “hay 10 expedientes pendientes de resolución que fueron remitidos al archivo, “con el fin de optimizar el espacio físico para el resguardo de la documentación”. Esto implica, según la AGN, que “transcurrido el plazo determinado por las normas -de un año-, erróneamente podrían destruirse”.

Para el ejercicio 2010, se habían previsto en los estados contables 5.109 casos por un monto de $4.130.166,64, que corresponden a solicitudes de reintegros presentadas durante 2010. Sin embargo, la Gerencia de Asignaciones Familiares y Desempleo informó al organismo de control que “las solicitudes ingresadas y sin resolver al 31 de diciembre de ese año, ascendían a 25.498 casos”. 

Es decir, hubo una diferencia de 20.389 casos pendientes de resolución de ejercicios anteriores que no fueron previstos ni informados en los Estados Contables.

El Sistema Único de Asignaciones Familiares SUAF fue transformándose con el correr de los años: nació en 2003 como un sistema de control  y a partir del 2008 debía, progresivamente, incorporar a la totalidad los empleadores del antiguo sistema compensador. Para marzo del 2010, el pago de las asignaciones de “todas las empresas que pertenecían al Sistema del Fondo Compensador quedaron incorporadas al SUAF, con excepción de los organismos públicos y el personal docente o no de los colegios privados y los profesores de las universidades pagas”. En tanto, "todas las empresas nuevas, es decir las que se dan de alta como empleador en la AFIP, quedan automáticamente incluídas en el Sistema. Ante estas medidas, en julio de ese año se produjo una inclusión masiva”.

Para solicitar la baja o suspensión del SUAF, la empresa debe contar con una Resolución de exclusión emitida por el mismo Sistema; y la decisión de suspender o inhibir a una empresa también corre por cuenta de su Gerencia de Control, que cuenta con herramientas legales y administrativas como la inhibición de la CUIT.

En consecuencia, los auditores detectaron “una evolución de la inclusión de empresas: entre los años 2003 y 2011 se incluyeron 3.336.072 empresas al SUAF, con picos en el 2009, 2010 y 2011”.