Publicado: 16-09-08

   

Por tercera vez consecutiva, el Tribunal de Cuentas provincial intimó al ex intendente Rodríguez, a la Contadora General y al actual jefe comunal y entonces secretario de Desarrollo Económico para que aporten la documentación a que hace referencia su dictamen sobre la rendición de gastos 2006, dándoles 30 días de plazo para hacerlo. 

Tal resolución, basada en el fallo 15107 ya fue notificada a los funcionarios responsables: el entonces intendente Raúl Rodríguez y la Contadora General Paula Rodríguez de Sosa, al Fiscal de Estado, a las actuales autoridades del Departamento Ejecutivo, al presidente del Concejo Deliberante y a los presidentes de los distintos bloques.

A su vez, el Tribunal les recordó a las actuales autoridades del palacio municipal que deberán dar cumplimiento a las instrucciones impartidas en la próxima rendición de cuentas, recomendándoles a los Revisores de los ejercicios 2007 y 2008 que informen al respecto, así como de las otras situaciones contempladas en la sentencia.

Por estos días se desarrolla una actividad febril en la Municipalidad de Malargüe para reunir y hacer firmar los comprobantes que debieron ser completados en 2006, cuando las ayudas o gastos presuntamente se habrían concretado.

Según informaron voceros extraoficiales, muchas de las personas citadas para dejar constancia de lo que recibieron, afirman haberlo hecho oportunamente e incluso hay otras que afirman que les proponen firmar por una cantidad superior a la recibida.

Si se tiene en cuenta que la mayor parte de la documentación correspondiente al ejercicio municipal 2006 fue elevada al Tribunal el 2 de mayo de 2007 pero no se la consideró sino hasta el 16 de ese mes, cuando el organismo recibió elementos faltantes requeridos oportunamente el 14 de mayo y el 6 de julio, que motivaron que se declarara no presentada la cuenta el 16 de mayo de ese año, cabe preguntarse si es correcto buscar ahora a los presuntos beneficiarios para hacerles firmar sobre algo que recibieron hace dos años.

Por último, la inquietud de muchos vecinos es si será conveniente para la salud de las cuentas y del patrimonio del Municipio mantener en el cargo a la profesional cuyo accionar ha sido calificado de "inconsistente" por el propio Tribunal a afirmar que "debió haber velado por el cumplimiento efectivo del destino de los fondos" y no lo hizo.