Según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), el Estado recauda por aportes y contribuciones un 13,5% menos de lo que necesita para lograr la autofinanciación del sistema previsional.

El dato surge de la tasa de cotización, uno de los tres indicadores que elaboró el área parlamentaria para medir la eficiencia del universo de beneficios que administra la ANSES y se calcula dividiendo la masa de haberes de pasivos por el total de remuneraciones de los aportantes: “El resultado porcentual es la proporción que debería retraerse de cada salario para que el sistema se autofinancie”, explica el trabajo. 

Del cuadro se desprende que, más allá de los datos generales, hay regímenes cuyo déficit oscila entre el 30% y 40%, como en el caso de Luz y Fuerza, las policías y servicios penitenciarios provinciales y los docentes no universitarios.

• Jubilaciones especiales: estiman que el Estado ahorrará $ 4.320 millones

Otro de los indicadores de la OPC es la tasa de reemplazo, que “evalúa la redistribución intergeneracional del ingreso y refiere a qué porcentaje del salario de un trabajador equivale el haber jubilatorio”, se detalla en el informe.

A partir de estos datos, puede concluirse que la jubilación de un hombre equivale hoy al 45,7% del sueldo de un activo, mientras que la proporción llega al 34,5% en el caso de las mujeres, con un promedio general del 38,1%. 

• ¿Qué porcentaje del Presupuesto irá a gastos sociales?

El tema es que, siempre según la Oficina de Presupuesto del Congreso, para que el sistema previsional sea eficiente, esa tasa de reemplazo debería ser del 83% para los hombres y del 87,6% para las mujeres.

Esa diferencia llevó al área parlamentaria a concluir que existe una “pérdida sustancial del poder adquisitivo en el pasaje de activo a pasivo”

• ANSES vendió acciones de Petrobrás para la Reparación Histórica, pero no usó el dinero

Para completar, la investigación da cuenta de la tasa de sostenibilidad, un índice que mide la relación entre activos y pasivos

 

 

En ese sentido, se advierte -por ejemplo- que, por cada docente universitario jubilado hay 15,3 aportantes y, más allá de cada sector particular, en líneas generales el informe concluye que se necesita 1,43 activos por cada beneficiario del sistema previsional. 

La OPC también mostró el comportamiento del indicador sin contar los beneficios pagados a partir de moratorias

Para el área del Parlamento, “las diferencias se explican en mayor medida por la alta informalidad” que existe en el mundo del trabajo. A esto se suma otro fenómeno, el de la “expulsión y exclusión del mercado laboral que se evidencia a partir de los 40 años”.

• Fondo de Garantía de Sustentabilidad: alertan sobre inversiones sin estrategia ni control

En definitiva, la OPC concluye que estas situaciones “traen aparejadas una desproporción de la tasa de sostenibilidad en el corto plazo, dando como resultado muy pocos activos por cada pasivo para financiar el sistema y la imposibilidad de acceso a beneficios previsionales a largo plazo, dado que existirán personas que no cumplirán los requisitos normativos mínimos de acceso.

El sistema previsional en números

Para su trabajo, la Oficina analizó un universo conformado -a marzo de este año- por 9.797.011 millones de activos-aportantes y 5.726.827 pasivos, que cobran 6.797.705 beneficios

• El cuidado de la economía familiar: un panorama sobre Educación Financiera

Dentro de los activos, el 92,9% aporta al régimen general, y el 7.1% restante lo hace dentro de sistemas especiales. 

Por el lado de los pasivos, el 96,1% es beneficiario del régimen general, mientras que el 3,9% corresponde a cajas especiales.